h1

¿Puede un traductor autónomo «competir» con una agencia de traducción?

10/02/2012

Ya que el blog va más o menos enfocado a la coordinación, empezaremos por la pregunta básica, ¿no?

Y la respuesta, obviamente, es sí. De hecho, yo lo hago. ¿Y cómo se hace esto? Pues haciendo lo mismo que la agencia. Coordinando y organizando.

Lo primero que hay que hacer es no decir «no» cuando un cliente te pida que traduzcas algo, por ejemplo, de español a francés. Le dices que sí, que no se preocupe, que tú se lo organizas. No conoces a nadie (ojo, eso no se lo dices), pero tienes contactos porque te mueves entre traductores, estás en asociaciones (de eso hablaremos otro día) y, además, no es una combinación tan complicada, así que tienes los medios para proporcionar al cliente un buen trabajo. (Lo de las combinaciones difíciles lo dejamos también para más adelante.)

Luego estableces las tarifas. Ay, amigo. Las malditas tarifas. En el congreso de Salamanca de Asetrad de 2008 ya lo comenté: a los traductores hay que pagarles tarifas justas. (Y a los clientes también hay que cobrarles tarifas justas.) Y, además, el coordinador también debe llevarse su parte ya que, a fin de cuentas, está prestando un servicio a un cliente: este ya no tiene que ir llamando y buscando traductores, algo que sin duda le quitará un tiempo muy valioso para él; las dudas te llegan a ti por lo que haces de filtro y, por tanto, al cliente le llegan muchas menos dudas y se ahorra tiempo; y, además, confía en ti y sabe que le vas a dar un buen servicio ya que tienes los contactos para conseguir gente preparada para proporcionarle un buen servicios.

Apunte sobre las tarifas: hay que hacerse respetar, así que no se debe tener miedo a que el cliente nos rechace por el precio. Muchos lo harán, pero esos clientes no nos convienen. A mí me pasa de vez en cuando (y eso que no tengo las tarifas más altas del mercado, ni mucho menos). Pero el cliente que paga tarifas justas es el que valora y respeta tu trabajo.

Luego hay que buscar. Preguntas a los que traducen del francés que te den confianza y sepas que son buenos profesionales, y ellos seguro que te dan varias opciones muy válidas. Al menos a mí eso me ha funcionado hasta la fecha. También puedes acudir a las listas pero, ojo, esto es bastante más arriesgado. Y, por otro lado, están las asociaciones. Aunque lo más seguro son los colegas en quienes confías. Y lo mismo pasa para contratar al revisor.

El plazo. Es importante pedir al traductor y al revisor un plazo de entrega y añadirle un margen por si surge algún inconveniente. Eso siempre que al cliente no le urja. Si al cliente le urge, tendremos que ser nosotros quienes establezcamos el plazo de entrega.

En caso de urgencia, la idea de aplicarle un recargo no es nada descabellada, y os aseguro que, si realmente es urgente y valoran tu trabajo, lo pagarán. Todo proyecto que suponga que el traductor tenga que estar delante del ordenador más de 8 horas o durante el fin de semana requiere un recargo. Esa es la teoría, otro día hablaremos de la práctica y de modos de no perder un cliente por ese motivo.

Y así funciona esto. ¿Qué diferencia hay con una agencia? Principalmente que la agencia tiene que pagar una oficina y al personal así que necesita un margen más amplio. Esto no significa que tengáis que poner un margen más bajo. ¡Ni hablar! Si establecéis un margen más bajo, vendrá otro que lo bajará un poquito más y, al final, trabajaréis por dos duros y explotando a los traductores. Aprovechad que las agencias necesitan un margen un poco superior al que os haría falta para ponerlo vosotros también. No compitáis por precio, competid por calidad del servicio.

«Pero es que la agencia tiene muchos contactos.» Bueno, no todas las agencias tienen tantos contactos. Y, aún así, ¿cómo creéis que empezaron ellas? Pues igual, con uno o dos traductores autónomos a los que subcontrataban las traducciones. Esto va poco a poco.

Lo sé, no es que el artículo sea el más amplio sobre el asunto, pero aquí hay mucho que sacar así que volveré a tratarlo más adelante, cuando esté más metida en esto del mundo de los blogs.

Anuncios

3 comentarios

  1. Ay, cuanta verdad en estas líneas. Roma no se construyó en un día. El tema de la coordinación de proyecto, tan intrínseco en esta profesión, me parece un leitmotiv apasionante para el blog. Gracias por estos valiosos consejos.
    Ya es hora de que los traductores autónomos, no sólo los nóveles, creamos más en nosotros: como traductores, como gestores y como profesionales de gran valía. ¿Quién ha dicho que fuese una profesión sencilla? Sobretodo porque, según dicen, los “trabajadores autónomos” tenemos que estar hechos de otra pasta (aunque sólo por los niveles de paciencia que aprendemos a desarrollar).
    Me sumo a la lucha por unas tarifas más que dignas, JUSTAS, y por un mercado profesional de calidad, dónde nosotros, los traductores freelance, tenemos todo que opinar.
    Deseando a coordinandoatraductores.com una larga vida y que nos deleiteís con esta nueva ventana al mundo traductoril, ¡Muchas felicidades por el blog! Una lectora fiel.


  2. Sobre todo en lo referido a las urgencias, es difícil hacer entender a los clientes cuando se puede cobrar un recargo y cuando no, las posibilidades de perder un cliente por esta razón son altas si eres incapaz de explicarles que un encargo de 5.000 palabras un viernes por la tarde y que se quiere para el lunes a la mañana se debe de facturar con recargo


    • Es cierto, David. Yo en ese caso, lo que hago es explicarle al cliente que todo lo que implique traducir más de 2.500 (o 3000) palabras al día se considera urgencia porque es el máximo al que puede abarcar una persona en condiciones normales.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: